Por Estudiantes blogspot

¿Aún no renunció Matosas?

Canchita por Maraja
Análisis por Marble Arch


Aunque venía volando bajito, la Gata no podía quedar al margen de un partido decisivo de Sudamericana. Gustavo Matosas quiso marcar la cancha, colgó también al Chavo, apostó las fichas al egocentrismo propio, y puso un equipo penoso por su palmaria impotencia para afrontar un match con tinte copero que exigía otra clase de disposición.

Táctica, técnica y espiritualmente, Nacional de Paraguay fue siempre superior a un Pincha apático, tibio e intrascendente, donde Damonte y Braña se encargaron de la construcción del desastre, bien secundados por Alemán y Otero para tirarles ladrillos a Pavone y Melano. La única positiva, ni bien empezaba el encuentro, no pudo ser conectada por el 9 tras un centro de Otero, e iba a convertirse en la excepción de la regla.

En el complemento entró Cascini por Israel, y la gente preguntaba si el DT estaba de joda. Y antes de los '70, en un corner pasado todos miraron, hubo dos rivales libres, un cabezazo franco, se durmió Campi y debajo del arco se la mandaron a guardar a Andújar.

A esa altura era impensable un milagro, máxime ante la obligación de ganar, ahora, 3 a 1. El ingreso tardío del Titi fue irrelevante, ver a la Gata entrando en calor durante 35' fue irrespetuoso, enfrente el uruguayo Salgueiro la manejaba a piacere, y mientras Estudiantes volvía a no jugar a nada se iba despidiendo de otro certamen internacional.

Los rumores de cortocircuitos insalvables entre muchos jugadores y el orientador se acentuaron en los últimos días, y lo observado en el campo reflejó de modo inapelable la magnitud de una tempestad interna sin timonel, rumbo ni destino.


Andújar: 5
Sánchez: 3
Schunke: 5
Campi: 4
Dubarbier: 6
Alemán: 4
Damonte: 2
Braña: 3
Otero: 3
Melano: 3
Pavone: 4

Cascini: 4
Tití: 4

Simplemente un espanto

Canchita por Maraja
Análisis por Marble Arch


La indigesta producción pincharrata en el Cementerio de los Elefantes no sólo merece una reprobación unánime por su paupérrimo volumen. También invita a preguntarnos a qué juega un equipo con aires de rejuntado placero, cuyo empate en cero lo califica numéricamente con fría exactitud. 

Sólo ilusionó en el cuarto de hora inicial con un par de arranques de Zuqui y aquel zurdazo de Melano devuelto por el travesaño, pero a partir de allí la excesiva sumatoria de horres técnicos y conceptuales terminaron convirtiendo en figura a Andújar, quien sacó una neta antes del descanso y otra en el complemento.

La entrada de la Gata por la sombra de Pavone no aportó soluciones, por su marcada lentitud. Damonte y Cascini se cansaron de darle la pelota a los rivales, Melano nunca gravitó, el morocho Alemán deambuló en la intrascendencia, y apenas la levantada de los laterales aportó alguna vía ofensiva durante la segunda mitad. Donde Facundo Sánchez tendría la más clara, al peinar un centro y exigir la estirada del arquero local para sacarla casi del ángulo. 

Aceptable partido de Campi, que en cada cruce puso el alma, muchas dudas por el lado de Schunke, y un nubarrón generalizado si el análisis se refiere a la creatividad, en bosquejo acentuado por la acotada jerarquía sabalera.

Estudiantes fue un desastre, careció de identidad grupal e individual, adolece de categoría, y esa variante del final, cuando Luguercio sustituyó a Zuqui, es el fiel reflejo de la estrepitosa realidad de una murga.

Salutti

Puntajes
Andújar: 7
Sánchez: 6
Campi: 6
Schunke: 4
Dubarbier: 5
Zuqui: 5
Damonte: 2
Cascini: 4
Alemán: 3
Pavone: 2
Melano: 3

La Gata: 3





Su tarea no tiene Defensa, por eso perdió con Justicia

Canchita por Maraja
Análisis por Marble Arch


Ilusionó en el arranque con pressing alto, dominio territorial y ahogo del Halcón. Pero fue un lapsus, porque ni bien el chico Cubas, el elegante Castellani, Ciro Rius y Miranda comenzaron a mover los hilos, Defensa y Justicia se hizo patrón de la pelota en base a un juego sencillo de desmarque, pases al pie e inteligencia para ocupar los espacios libres.

Hubo un balón cruzado que pasó por adelante del arco de Andújar, milagrosamente no lo tocó nadie, y al rato Mariano salvó sin mucho esfuerzo ante un sablazo a media altura de Cuqui Márquez. El Pincha, falto de profundidad e ideas, arrimó peligro sólo con el guante de Zuqui, su jugador más lúcido, a través de un tiro libre puesto como con la mano que Pavone no logró bajar, y al cierre de los 45” con un córner ejecutado al detalle para un frentazo apenas alto de Schunke.

El complemento presentó la misma tónica: la inyección anímica traída del vestuario, y las ganas aportadas por Dubarbier en reemplazo del intrascendente Titi Rodríguez, le permitieron tejer al León un cuarto de hora alentador. Allí, un derechazo de larga distancia de Facundo Sánchez, y una peinada de Damonte a otro preciso envío desde la esquina de Zuqui, hicieron estirar al guardameta de Florencio Varela.

Sin embargo, resultó una insuficiente ráfaga similar a la inaugural, pues el huésped no pasó demasiados sobresaltos al margen de aquella guapeada de Pavone conjurada por el golero cuando aún estaban cero a cero; y avisaba en un par de oportunidades claras que chocaron contra la seguridad de Andújar.

Hasta que a los 82’, una rápida combinación de los atacantes amarillos deriva hacia Márquez –libre en posición de 9-, cuyo zurdazo buscaba el poste derecho, se desvía en un zaguero, descoloca a Mariano y entra mansito por el izquierdo.

Restaba poco tiempo para tratar de revertir, o al menos de empardar la adversidad. Melano ingresó por la sombra de la Gata, Borgnino por el enredado Damonte, y dio la sensación que el partido podía extenderse indefinidamente sin rédito posible para el dueño de casa en virtud de su chatura conceptual bañada de impotencia.

Vimos un Estudiantes desconcentrado. Apático. Perdidoso en las divididas, las segundas pelotas y los anticipos. Hasta torpe en el aspecto físico frente a un oponente ágil, pícaro y atento. Alemán estuvo extraviado en la cancha, la Gata paseó sin pena ni gloria, Tití sufre episodios de pánico, la voluntad de Pavone no alcanza, los pincelazos de Zuqui tampoco para desentrañar la maraña, y a la salida murmullada del estadio, a tono con el crepúsculo tormentoso pudo advertirse en el horizonte imaginario un enorme signo de interrogación.

Salutti

Puntajes
Andújar: 6
Sánchez: 3
Desábato: 5
Schunke: 4
Diarte: 2
Tití: 3
Damonte: 4
Zuqui: 6
Alemán: 4
La Gata: 4

.

.

.

.

NO SE OLVIDEN...

NO SE OLVIDEN...

Homenaje a Caloi

Homenaje a Caloi
Gracias Revista Animals! / clik en la imágen para ampliar.

Wallpaper por Estudiantes

Wallpaper por Estudiantes
Si les apetece, pueden descargarlo haciendo click y podrán verlo en mayor definición.

Entrevista Don Osvaldo Zubeldía